Es la encargada de recibir a tus invitados pero también debe estar preparada para impedir el paso a las visitas no deseadas. Tres son las partes que componen una puerta de entrada: el marco, la hoja y el cierre y de todas ellas depende el grado de seguridad que ofrezca.